Seguidores

martes, 14 de diciembre de 2010

Sè que no estaràs conmigo mañana...

Entrè al comedor, mis pequeños pies marcaban el piso recien lavado. Olia la vainilla de la abuela en el aire, las flores recièn cortadas y papà llegando del trabajo. Sentia que todos me ocultaban algo, que no era parte del mismo mundo. Me acerquè a mamà que lloraba en el sillòn. Mis ojos se deslizaron por las flores del tapiz del sofà y recorrieron su cuerpo, descubriendo nuevas texturas, nuevo colores, nuevas fragancia que nunca habia percibido en mi mamà. Mis dedo se habian entrelazado con sus rulos y jugaban lejos de la realidad. Mi mamà me tomò la mano, y mi dedo se deslizò por su cara limpiando la lagrima que caia por su mejilla.
Me mirò a los ojos.
''¿Què pasa?¿Por què lloràs?'' preguntè.
''¿Viste Silvio?''
''Si mà...''
''Se fuè de viaje''
Empecè a caer a la realidad. Pero ¿Que sabìa una nena de 6 años de la muerte?
''¿Y que, cuando vuelve?'' dije, intentando imaginarmelo en Buenos Aires, como hacia siempre con sus visitas al doctor.
''Se quedà alla... En una estrella'' y me abrazò. Apretò mi cara contra su pecho. Mis ojos se inundaron de lagrimas.
''¿Se muriò?''
Asintiò. Y corri al baño fingiendo que necesitaba ir a descargarme. Pero en realidad me encerrè en mi pieza, y me larguè a llorar. Llorè por el, por mi amiguito de jardin, el que siempre faltaba a la ecuela porque tenia que ir al doctor, por mi vecinito, el que me robaba el muñequito de las Lays, al que no queria prestarle la pistolita de agua, entonces la intercambiabamos por alguna otra chucheria, y los dos quedàbamos felices. Lloraba porque la vida siempre es injusta, porque queria estar con el y decirle por ultima vez que lo queria, para agradecerle los hermosos momentos que me dejò junto a mi, y decirle que era muy joven para irse, que tendria que haber esperado a saber pronunciar la RR, ¿mirà si en el cielo no lo dejaban entrar?

2 comentarios:

Underclass hero dijo...

me hiciste llorar forra,

Giuli dijo...

Cuando lo escribì estaba llorando...