Seguidores

martes, 12 de julio de 2011

No se puede decir ''hasta acá llegué'' de la nada, como sacando por arte de magia un pañuelo blanco de tu bolsillo y mostrárselo al mundo. No, no se puede porque justo en el momento en el que metes tu mano adentro de ese bolsillo, das vuelta la cabeza y ves todo con mayor claridad, aparece todo frente a tus ojos fugazmente. Todo lo que pasaste, las luchas, las lagrimas perdidas, la esperanza derramada, las sonrisas que te contagiaron alguna vez, ese recorrido que con tanto valor y esfuerzo atravesaste sin tener noción de cuanto te costaría en un futuro cercano o cuales serian las consecuencias.
¿Y entonces que? ¿Te vas a dar por vencida igual?

1 comentario:

Ania Alonso dijo...

un blog genial!
me encanta!!