Seguidores

domingo, 25 de septiembre de 2011

Cuatro horas sentada en un colectivo significa que todas las cosas que tenes que hacer apenes llegues a tu casa te golpeen la cabeza una y otra vez, que lo poco que estudiaste de química se te confunda con la canción que está pasando en tu reproductor al cual las ganas de arrojarlo a la ruta van a aumentando a medida que van pasando las mismas canciones una y otra vez, que tus pelos estén hecho un verdadero nido de pájaros, que el flaco del asiento lateral esté escuchando cumbia a todo lo que da con los auriculares puestos y aún así vos escuches perfectamente y tus tímpanos no soporten el más mino ruido, que el pendejito de atrás te patee el asiento como si estuviese jugando en la canchita del barrio y que tu defecto más notable quede al total descubierto: Insomnio. 


Oh si, cuando agarre la cama no me despierto hasta el viernes.

2 comentarios:

┼ Sheila Tomé ┼ dijo...

Ah todas las mierdas juntas te tocaron, por eso odio viajar asi. Que desastre, espero que tengas mejores dias :) un besi, gracias por el comentario!

┼ Sheila Tomé ┼ dijo...

Ah todas las mierdas juntas te tocaron, por eso odio viajar asi. Que desastre, espero que tengas mejores dias :) un besi, gracias por el comentario!