Seguidores

martes, 4 de diciembre de 2012

Diferente

   Roberta era una muchacha frágil dentro de un cascarón de nuez. Fingía estar bien, de pie, mientras todos pasaban indiferente a su lado. Roberta fingía estar rodeada de personas, mientras en verdad se encontraba en el fondo del abismo mas profundo y oscuro jamas conocido por un hombre. Veía  pasar los días con desconfianza, como si algo malo fuese a ocurrir, esperando que la esencia de los días le entregara algo distinto.
   Habían tantas Robertas en el mundo que se quedo con la tranquilidad de no ser la única (eso la desolaba, porque en medio de la búsqueda de su personalidad le parecía encontrarse frente a un espejo, intentando ser alguien, distinguirse entre la multitud). Pero no, Roberta no era una más: era diferente.
   Diferente a todos, a vos, a mi.


2 comentarios:

Euge dijo...

Todos somos únicos y todos sentimos de diferentes maneras, pero compartimos sentimientos. Y sobre todo la soledad. Ay! Que linda entrada

Andres di Bartolomeo dijo...

de acuerdo con Enge