Seguidores

martes, 28 de junio de 2011

Y sigamos dejandole un lugar en el asiento de al lado a la rutina. ¡Si! Porque con la Señorita Rutina las cosas son más faciles: permaneces en un molde del cual no te moves, sin aproximarte hacia algún cambio que pueda producir un mínimo descontrol en tu vida sedentarista a la cual estás tan acostumbrada a seguir de pies a cabeza todos los días que cuando aparece el destello más disminuto de un cambio, ya te mareas. Y siempre es lo mismo, las mismas caras, las mismas cuentas de matematica, la tarea de quimica sin terminar (o empezar mejor dicho), la misma canción de siempre como despertador.
Y supongo que así va a seguir siendo.


1 comentario:

Lu Zubillaga dijo...

Es super interesante hablar de la rutina y darnos cuenta de lo insignificante que es, es siempre lo mismo, las mismas boludeces todos los santos dias, es más en una de mis entradas del blog publique una conversacion por msn con una amiga (es re deforme la conversacion) pero estabamos hablando de esto precisamente y llegue a la conclucion de que no todos los dias tienen que ser igualoes y que una misma logra los cambios, luchar por algo es lo que hace que los dias valgan la pena te hace salir de la rutina, el gran problema es encontrar algo por lo cual luchar. Ta me fui de mambo :) Besotes!