Seguidores

domingo, 7 de agosto de 2011

Miré hacia el cielo y caí en la cuenta de que en mi vida siempre van a haber dos opciones a esperar: que las cosas empeoren o quizá, es una de esas, mejoren un poco más.
Mientras tanto, no me queda otra que suspirar.

1 comentario:

Luli dijo...

Tenes taaannnnta razón. Igual pienso seguir mirando, a ver si en una de esas alguna vez alguna opción me sorprende...